El nombre - Eduardo E. Vardé

Ya no sabía cómo arrancarse el pasado: ningún método podía contra esa sombra que habitaba en su vida. Lo hecho, hecho estaba, y era irremediable. Pero cada noche la culpa le pesaba. Entonces, le fue imprescindible entender que era necesario apagar la mirada y concentrarse. Aunque a pesar de todo intento no claudicó el viento que arrastraba el nombre a su boca. Entonces tomó todas las luces de la casa y las dispuso apuntándole directo, por los cuatro costados, para que las sombras desaparecieran. Tapió las aberturas y la puerta de calle, enhebró el hilo grueso y lento, muy lento, se atravesó la primera puntada sobre el labio inferior. 


Eduardo E. Vardé, Felicidonia, Prólogo: Ricardo Bugarín, Contratapa: Damián Martínez, Editorial Micrópolis, Lima, Perú, 2017  

Eduardo E. Vardé (Buenos Aires, 1984)
Estudiante del Profesorado de Lengua y Literatura y de la especialización en Escritura y Literatura para nivel Secundario. Autor de L.C.D.A. (2009) y Dos veces breve (2013)
Participó en la VII Jornada de Microficción de la 41º Feria del Libro de Buenos Aires y del IX Congreso Internacional de Minificción (Universidad Nacional de Comahue)
Cuena con microficciones, cuentos y poemas publicados en América Latina y Europa, destacando el Basta, cien hombres contra la violencia de género (2016) Algunos de sus trabajos han sido traducidos al francés. 



OVNI - Daniel Bernal Suárez

Cuando mi hija me lo contó no di crédito a sus visiones. Pero, semana a semana, la gente del barrio narraba cosas parecidas. Solo supimos asignarle un nombre vago y genérico: Objeto Verbal No Identificado. La señora Eugenia lo describía como un pequeño y brillante aforismo que cruzó su azotea a las cinco de la tarde mientras tendía la ropa. Doña Eulalia, que tiene problemas de vista, añadía que simulaba ser, más bien, un haikú volador, de aliento intenso y reflexivo. El hijo mayor de don Juan, algo crispado, se negaba a admitir esas versiones y defendía la tesis de que se trataba, sin lugar a dudas, de un largo ensayo sobre las virtudes del hambre y la privación material. Mi hija cuenta que a ella se le apareció frente a la ventana, que osciló con rapidez hasta detenerse y hacerse perfectamente legible: reconoció, enseguida, las últimas palabras de su abuelo en el hospital. Yo no he observado nada aún. Aventuro que quizás estemos leyéndonos a nosotros mismos. Un día no hará falta hablar ya entre nosotros: miraremos al cielo y todo lo que queramos, y todo lo perdido, estará escrito allí, como en una inmensa pantalla. Son las tres de la tarde. Salgo al balcón a contemplar.

Daniel Bernal Suárez (1984)

Poeta, narrador, crítico literario y gestor cultural. Ha cursado estudios de Ciencias Biológicas y Antropología Social y Cultural. Presidente de la sección de Literatura y Teatro del Ateneo de La Laguna. Ha recibido, entre otros, los premios de poesía Ciudad de Tacoronte (2008), Luis Feria (2011) y Pedro García Cabrera (2013). Ha publicado los poemarios Escolio con fuselaje estival (2011), Corporeidad (2012), Odiana (2014) y El tiempo de los lémures (2014).
Dirigió la revista literaria de creación y crítica La Salamandra Ebria. Sus poemas, microrrelatos y ensayos han aparecido en diversos medios. Su web es: danielbernalsuarez.com


Acuciante necesidad de silencio - Carlos Manzano

No sabría decir con exactitud en qué momento nació en mí esta acuciante necesidad de silencio. Lo más probable es que fuera surgiendo poco a poco, al hilo de mi creciente afición por la lectura y alentada por la exigencia de concentración que esta actividad conlleva. Quizá también influyera mi paulatino desinterés por el conjunto de problemas que tanto parecen angustiar a los demás y que en la mayor parte de los casos no pasan de simples inconvenientes sin apenas trascendencia. Poco después vinieron las salidas al campo y el descubrimiento de la inconmensurable belleza de los sonidos limpios, diáfanos, resplandecientes, no adulterados por la presencia humana. Más tarde fui adquiriendo conciencia de la necedad de la palabra hablada, del insoportable susurro de los murmullos, los roces y los rumores, de la hecatombe de las sillas arrastradas por el suelo, los motores agónicos de los coches o los gritos desaforados de las celebraciones. Fue mi mujer la primera en alarmarse ante mi creciente animadversión hacia toda aquella amalgama de sonidos desacompasados y sucios, a la que siguió un progresivo alejamiento de mis semejantes y el consiguiente aislamiento social. No le reprocho que al final acabara por abandonarme, incapaz de obtener de mí una sola respuesta que diera explicación a aquel abandono vital tan extremo, a aquella escandalosa dejación de mis deberes comunitarios. Minutos antes de marcharse, pude ver dibujada en sus ojos la estupefacción del que cree descubrir la locura y la sinrazón a un palmo de su propia vida. Aunque nada comparable a la cara de estupor del enfermero cuando vio la longitud de las agujas con que me había perforado los tímpanos.

Enlace a la Página Web del escritor acá


Tareas pendientes – Daniel Castillo

- Reponer el espejo roto.
- Llamar a la agencia para cancelar el viaje.
- Redecorar la casa.
- Cambiarme las vendas.
- Tirar las viejas fotos.
- Quemar todos los recuerdos sobrantes.
- Cambiar mi foto de perfil.
- Borrar su número en el celular.
- Olvidar los últimos cinco años de mi vida.
- No volver a enamorarme.


Daniel Castillo, seudónimo de un autor novel bogotano, escribe desde hace tres años. Le apasiona la novela negra y los relatos de suspenso.


Itamae - Jorge P. Guillen

Kaito san ha aprendido el arte de la cocina japonesa; ha dominado el manejo de los chuchillos y espátulas de tal manera que cuando está operando en el tepanyaqui parece un malabarista. Kaito prepara el mejor sashimi de la ciudad de los árboles.  Sus clientes entre los que se cuentan distinguidos actores, notables geishas, industrialistas y jefes de triadas pagan el precio impuesto y aguardan semanas por una mesa en su restaurant.  Magistral en el izikuri algunos han enloquecido al contemplar el  platillo ordenado, ver el corazón latente y escuchar el canto de la sirena antes de ser degustada.


Jorge P. Guillen (México DF. 7 de Abril de 1963) ha publicado en la extinta “Revista El Cuento, revista de Imaginación” Editada y publicada Por Don Edmundo Valadez, en cuyo consejo editorial llegaron a estar escritores de la talla de Eraclio Zepeda y Juan Rulfo.
Recientemente una de sus historias ha sido escogida para una antología de minificciones de Alfonso Pedraza  titulado “Minificcionistas del Cuento, Revista de Imaginación” Publicada por Editorial Ficticia en Mayo de 2014. Su texto “El Hambriento” aparece en el libro “Español Tercer Grado” de Editorial Santillana. 
Jorge vive en Canadá desde hace 25 años, se desempeña como Administrador de Sistemas.


Pura hípica - Esther Andradi

A Pedro Lembel, in memoriam

Potranca libertaria busca yegua apocalíptica de cualquier color para reescribir la biblia como diosa manda, y eliminar de una vez y para siempre la esclavitud del caballo, sometido a jinetes locos por la guerra, el hambre, las siete plagas y la mortadela.
Y para solazarse donde haya buen pienso. Mucho pienso, para existir.
Y galoparse el futuro.

Esther Andradi, Microcósmicas, Macedonia Ediciones, Morón Argentina, 2017


Esther Andradi nació en Ataliva, provincia de Santa Fe, Argentina. Actualmente reside en Berlín y Buenos Aires.
Es autora de las novelas Tanta vida, Sobre Vivientes y Berlín es un cuento.
Tradujo la poesía de May Ayim al español. Editó, entre otras, la antología Vivir en otro lengua, y es compiladora, junto a Sandra Bianchi, de Cartón Lleno. Breve muestra de la minificción en Argentina.
Sus ensayos sobre cultura, migración y memoria, circulan en diferentes medios de América Latina y Europa. Acaba de editarse en España Mi Berlím. Crónicas de una ciudad mutante


Los mutilados - Ginés S. Cutillas


Al quedarse enfrentados los dos soldados pensaron que se encontraban delante de un espejo. Si a uno le faltaba la pierna izquierda, al otro le faltaba la derecha, y con los brazos sucedía tres cuartos de lo mismo pero del lado contrario, cosa que les venía bien para poder mantener el equilibrio con las ya familiares muletas. En cuanto a los ojos, a ambos les faltaba uno, queriendo la casualidad que fueran del mismo color miel los que resistían en sus cuencas.
Bien pensado, no era ninguna locura sellar aquel pacto en el hospital de campaña: si uno de los dos moría, donaría el cuerpo a su hermano de armas para que, mediante las operaciones oportunas, reconstruyeran a un hombre completo, sin mermas con las que presentarse delante de la enfermera de la que ambos se habían enamorado de una manera irracional.
Desde entonces, no volvieron a conciliar el sueño. Siempre alertas, siempre temerosos de las intenciones de su otra valiosa y necesaria mitad.


Ginés S. Cutillas
Escritor español 
Página Enciclopedia Wikipedia ACÁ








Palabras tajantes - Valeria Correa Fiz

Como todas las mañanas, la mano derecha de Eva sostiene la navaja que afeita al hombre inmóvil. La cara se va llenando de espuma hasta hacerlo invisible. Hay un instante de más, un segundo exagerado en el que los ojos sumisos se preguntan hasta cuándo. Por toda respuesta, tiembla la mano y brilla el filo de la navaja que barre la espuma. Se detiene en la boca y zigzaguea en el cuello. El agua fría contra los restos de espuma anuncia el fin de la tarea. La toalla le devuelve la cara al hombre.
Cada mañana, mientras él desayuna por una cánula, Eva se mira en el espejo. Hace una pregunta a la que es ella: ¿hasta cuándo?  Extiende la mano y acaricia su retrato. Nunca se responde: la navaja, con el corazón metálico de arma, late con fuerza y ella la esconde con el temblor de siempre antes de que le insinúe con palabras tajantes el corte.

Valeria Correa Fiz, breve biografía literaria, aquí



Temperatura de oficina - Alexandra Jamieson Barreiro

—Ah, vos tenías frío, ¿no? —preguntó el jefe.
—Sí.
—Claro, tenés un problema… Tenés un problema con el termostato. Andá abajo a ver si te lo cambian.
Se levantó y caminó mecánicamente hasta el ascensor que la llevó al primer piso del edificio. Cuando salió al hall vio a través del vidrio a varios compañeros que habían tenido el mismo problema, a los que nunca habían podido ayudar del todo. Estaban arrumbados en el suelo, algunos se movían un poco todavía, otros perdían un líquido azul por agujeritos en el termostato.
Pensó que quizás ella terminaría así ese mismo día, no era la primera vez que la mandaban a cambiarlo.
Volvió a su cubículo con el aparatito nuevo instalado y siguió tomando llamadas.
—¿Te lo cambiaron?
—Sí.
—Ya no tenés frío, ¿no?
Dijo que no mientras se secaba discretamente el líquido azul.


Apasionada de la microficción, escribe narrativa que desde 2006 puede leerse en su blog y publicó varios cuentos en antologías: No es más que un pulpo y otros covers. Canciones que se vuelven cuentos (Covers Ediciones, 2013), Esto no es un plagio. La literatura también se puede versionar (Covers Ediciones, 2012), Ficciones en diez tiempos (Andrómeda, 2011), Lo que no salió en las fotos (No hay vergüenza, 2010), Grageas 2. Más de cien cuentos breves hispanoamericanos (Ediciones Desde la gente, 2010), En el fondo (No hay vergüenza, 2009). Compiló, prologó y editó Persistencia. Ficción breve escrita por mujeres (Outsider, 2017).
Se formó en talleres literarios y seminarios con Valeria Iglesias, Marcelo Guerrieri, Andrea Babini, Marcelo Cohen y Liliana Bodoc. Formó parte de colectivos literarios y participa asiduamente de lecturas.
Miembro de Centro PEN Argentina

Lectura de poesía en el Centro Cultural Matienzo





De circos - Javier Zúñiga

Circo Nostalgia and Brothers presenta espectáculo de sirenas, dragones y centauros. Se reserva el derecho de admisión: apto sólo para público imaginante.

+++

El domador entra en la jaula, arroja el látigo, destruye la silla contra el suelo, se arranca la camisa, se pone un casco, saca una espada y grita furioso. Los leones lo miran desconcertados. Quiere renovar el espectáculo: hacer de ese circo un circo romano.  


V.V.A.A. Vamos al circo. Ficción Hispanoamericana, Antólogos y prólogo: Agustín Monsreal y Fernando Sánchez Clelo, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Dirección de Fomento Editorial, Ficción express, Puebla, México, 2016

Javier Zúñiga. Cholula, México (1975).
Es autor de los libros: Perdurable Memoria (2008), Casi bestia, casi humano (2016), La bala de Jonnhy Deep, (Premio internacional de novela corta Giralda, 2017), Una dosis de melancolía (2017) y Escribo que sueño/Sueño que escribo (2017).
Incluido en las antologías Alebrije de palabras, escritores mexicanos en breve (2013), Ráfaga Imaginaria, minificción en Puebla (2014) y Vamos al circo, Minificción Hispanoamericana (2017).


Incógnita - Carmen Peire

Una persona es lo que cree ser, lo que los demás opinan que es y lo que realmente es. Desde esta perspectiva, no se pudo averiguar quién cometió el asesinato.
Por favor sea breve. Ed. Páginas de espuma. 2001
CARMEN PEIRE. (CARACAS, VENEZUELA). VIVE EN MADRID. ESTUDIÓ HISTORIA Y MAGISTERIO EN LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID. MÚSICA EN EL REAL CONSERVATORIO  SUPERIOR DE MÚSICA DE MADRID.
DIRIGE TALLERES DE ESCRITURA CREATIVA PARA JÓVENES. HA PUBLICADO SUS RELATOS EN DIFERENTES ANTOLOGÍAS.
EN SU TRABAJO DE EDICIÓN, HA DIRIGIDO LA SECCIÓN LIBROS A LA CARTA PARA LA DIFUSIÓN DE LA OBRA DE MAX AUB, DENTRO DE LA EDITORIAL CUADERNOS DEL VIGÍA, DONDE SE HAN PUBLICADO EL JUEGO DE CARTAS, MUCHA MUERTE (ANTOLOGÍA DE CRÍMENES EJEMPLARES COMPLETOS), MANUSCRITO CUERVO Y EL MÁS RECIENTE LUIS BUÑUEL, NOVELA, SIENDO LA RESPONSABLE DE LA EDICIÓN.
TIENE DOS LIBROS DE CUENTOS, PRINCIPIO DE INCERTIDUMBRE, Y  HORIZONTE DE SUCESOS EN ESTA MISMA EDITORIAL DE  CUADERNOS DEL VIGÍA.  SU TERCER LIBRO DE RELATOS SE TITULA CUESTIÓN DE TIEMPO Y SALDRA EN EL MES DE SEPTIEMBRE (MENOSCUARTO EDICIONES)
TIENE UNA NOVELA, EN EL AÑO DE ELECTRA, EN EDICIONES EVOHÉ.







Incógnita ha sido tomado de la bitácora Un cuento al día. Cuentos seleccionados por CARLOS G BARBA

Bocado - Audberto Trinidad Solís

Y aprehendieron al antropófago porque llegó con el Jesús en la boca. 


Audberto Trinidad Solís
Licenciado en Pedagogía (Universidad Veracruzana). Coatzintla, Ver., México Miembro fundador del Taller Literario Xicotepec (2001). 4° lugar en el Concurso “Carta de amor” y reconocimiento en el 1er Concurso de Poesía Juvenil Libre, Poza Rica, Ver. (1997). Cuenta con curso de Guionismo para Radio y  Televisión Educativa, ILCE. Participante en proyecto “Ciudad Mural Xicotepec“, del Colectivo Tomate (2014). Presea SETEPID 2015,  Puebla, en el Ámbito Literario. Publicaciones en periódicos y revistas: “El Norte”, Poza Rica, Ver.; “Voces Magisteriales”, “Intolerancia”, “Magisterio, es tu voz”, “Expresión Magisterial”, La Gaceta “Letras de la Sierra”, de Puebla; en las revistas digitales “Conociendo mi México”, “Nocturnario”, “Minificción”,Creamos, “Primera Página”, “Poemas en red / Proyecto Tijuana Poética”, de Baja California Norte; Antología virtual de minificción mexicana; sección Literactúate, de la Escuela de Escritores “José Gorostiza “, Villahermosa, Tabasco; en la revista electrónica Brevilla; además en “Xantolo.org Mapa Colaborativo”, del Programa de Desarrollo de la Huasteca ”  Publicó narrativa y poemas en la antología “Contraseñas”, del Taller Literario Xicotepec (2003). Autor de la plaquette “La mejor batalla”, 2004. Gusta por la lectura en voz alta. Creador y promotor del ciclo de lecturas Literatura en voz alta (LEVA), para la divulgación de literatura en Xicotepec de Juárez, Pue. Conductor del programa radiofónico Literatura en voz alta (LEVA ) Radio, en Huauchinango FM, 98.9 de FM, Huauchinango, Puebla (2017). Radica en Xicotepec de Juárez, Pue. Preside el Taller Literario Xicotepec.







Decisión - Roberto Perinelli

En el rubro del diario "personas extraviadas" encontró una foto suya. Los otros datos también coincidían: pelo oscuro, ojos negros y una cicatriz de niño en la mejilla derecha.  La edad era aproximada y la talla casi daba con la suya. Salió a buscarse y se localizó sentado en un banco de plaza, tomando el sol de la tarde, sin ninguna gana de que lo encontraran, tampoco de volver a casa. 

Roberto Perinelli Actos que crean hábito, Macedonia Ediciones, Morón, Argentina, 2014

Roberto Perinelli, Buenos Aires, Argentina, 1940
Breve biografía  acá







Contorsionista - Camelia Rosío Moreno G.

Al fin había encontrado una mujer que podía ajustarse a la medida de su bolsillo. 


V.V.A.A. Vamos al circo. Ficción Hispanoamericana, Antólogos y prólogo: Agustín Monsreal y Fernando Sánchez Clelo, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Dirección de Fomento Editorial, Ficción express, Puebla, México, 2016


                                  CAMELIA ROSIO MORENO GRANADOS
                                ROSIO-MG@HOTMAIL.COM
Nació en Jerécuaro, Gto. Ama de casa, administradora y promotora cultural. Ha publicado: Confesiones que voy haciendo (mención especial 2010), Haikus (Tierra de Haiku, 2011- ), Atardecer con olas (2012). Ha participado en las antologías: Tintas del Lerma 1 (Palibrio 2013), ¡Basta! Cien mujeres contra la violencia de género (UAM-X, 2015), Vamos al circo Minificción hispanoamericana (ficción expréss BUAP),     Y ha prologado el libro La Noche de los Orfelunios, de Victor Hugo Pérez Nieto (Palibrio 2012), donde también publica su poema Utopía. Es la antóloga del libro Ecos del Nido (Puente de piedra, 2015).  Coordina el  Círculo de Lectura y Creación Literaria del Consejo Ciudadano de Arte y Cultura de Acámbaro.

Prisionera de mi libertad  son las palabras con las que se define.